Entrevista: REACCIONA, EVITA EL SOBREPESO

OBESIDAD INFANTIL

La obesidad es una enfermedad crónica, compleja y multifactorial que se puede prevenir Es un proceso que suele iniciarse en la infancia y la adolescencia, que se establece por un desequilibrio entre la ingesta y el gasto energético. En su origen se involucran factores genéticos y ambientales, que determinan un trastorno metabólico que conduce a una excesiva acumulación de grasa corporal para el valor esperado según el sexo, talla, y edad.

Para saber más del tema, la Dra. Rocío Castillo Álvarez va a contarnos las causas, consecuencias y posibles soluciones para combatir esta enfermedad, realizó sus estudios en la Universidad Nacional de Loja y ya lleva una experiencia de 15 años en la pediatría, trabajó en la clínica “San Agustín” y actualmente se desenvuelve como directora del área de pediatría del Hospital para niños “Baca Ortiz” de la ciudad de Quito.

En términos generales, ¿Cómo define a la obesidad?

La obesidad es la acumulación anormal o excesiva de grasa en el cuerpo, forma parte del síndrome metabólico y constituye un factor de riesgo para el desarrollo de algunas enfermedades como del corazón, diabetes, hipertensión arterial, infarto cerebral, y otras.

¿Cómo está la obesidad en los niños?

La primera investigación nacional acerca de la obesidad en la población infantil arroja resultados alarmantes: “14 de cada 100 niños de 8 años que vive en la ciudad, lo padecen”,

¿Qué produce la obesidad infantil?

Los factores genéticos influyen notoriamente, si uno de los padres es obeso se multiplica por cinco la probabilidad de tener un niño obeso. En el niño obeso, el crecimiento de las células grasas continúa por muchos años más. Si se mantiene gordo hasta la adolescencia, tiene el 50% de probabilidad de ser obeso en etapa adulta. La inactividad y la dieta, el 41% de los niños sobrepasa las recomendaciones proporcionadas por sus pediatras.

¿Qué complicaciones se generan en un niño con sobrepeso?

Son numerosas: diabetes tipo 2, hipertensión arterial, infiltración grasa en órganos, trastornos esqueléticos y venenosos. También se produce trastornos sicológicos como el rechazo, la baja autoestima y las tendencias al alcoholismo y tabaquismo en niños.

¿Qué se debe hacer para solucionarlo?

Lo primordial es el tratamiento con un pediatra especializado en nutrición ya que depende de ello y se debe complementar con un correcto ejercicio físico. Acostumbrarlos desde pequeño a comer alimentos variados, desde una simple papa hervida hasta ensalada de frutas. Sirva una cantidad moderada, más no lleno, y en plato pequeño. Levántelos de la mesa sin sensación de hambre, para así evitar que piquen entre horas e iinculcarles tanto el amor como el respeto hacia su cuerpo y hacia el deporte favorable a su salud.

La correcta alimentación, y el ejercicio físico se complementan para lograr la excelente salud en los niños, visitar frecuentemente a un nutricionista o pediatra puede ser la mejor prevención ante este problema que podría dejar marcada una vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: